Spotify

La primera aplicación que comentaré es Spotify, un servicio de streaming de audio con una biblioteca de música asociada muy, muy grande donde la verdad he encontrado prácticamente de todo lo que he buscado. La velocidad el servicio es muy buena, aunque hay que considerar también que está en fase beta y que hay que solicitar una invitación para poderlo utilizar (la mía llegó a las 3 ó 4 semanas, no me recuerdo bien), o contratar el servicio premium (9,99€ al mes). El programa tiene una interfaz súper sencilla y está disponible tanto para MacOS X como para Windows XP. Una vez obtenida la invitación, debemos crearnos una cuenta e identificarnos con ella en el programa. Podemos usar la cuenta en cuantos ordenadores deseemos.

Spotify

Spotify tiene básicamente dos modos de funcionamiento: uno radio y uno de búsquedas. El modo de radio presenta una serie de canciones aleatorias en base a un par de parámetros: época (los 50s, los 90s…) y estilo (Reggae, Jazz, Rock, Disco…). Esta opción está muy bien para escuchar cosas nuevas o para tener de música de fondo.

La otra opción, bueno, permite buscar canciones (uno simplemente escribe el nombre del artista, de la canción, del álbum). Un detalle bueno es que cada búsqueda que uno hace queda guardada en una lista, así podemos crearnos recopilaciones sobre la marcha de un artista o álbum. También podemos crear listas de reproducción personalizadas las cuales se guardan en nuestra cuenta; así, podremos tener siempre nuestras listas sincronizadas en todos los ordenadores en los que tengamos Spotify instalado.

El servicio está disponible de forma gratuita con anuncios. De vez en cuando, al terminar una canción, se nos interrumpe con un pequeño anuncio de audio, el cual la verdad no resulta para nada molesto pues duran bastante poco y no son agobiantes como pueden serlo los comerciales en la TV. Si queremos suprimir dichos anuncios podemos contratar el servicio premium o, si ya tenemos una cuenta gratuita, un pase de 1 día sin anuncios (0,99€) que es ideal si se quiere tener como fondo un día en particular para una reunión con amigos).

El único contra de peso que le he podido encontrar es que no muestra sugerencias de música similar o que hayan escuchado otros usuarios con gustos parecidos a los nuestros. En contra partida, la versión MacOS X se integra perfectamente con el servicio de notificaciones Growl y funciona con los teclados con controles multimedia de Apple.

En definitiva, es una aplicación que vale realmente la pena, de gran calidad y muy sencilla de usar. No soy un reviewer de MacWorld ni mucho menos, pero yo le daría un 4.5/5.0 si me lo preguntasen.