Soporte casero para el iPad

Es lo que tienen los puentes… uno pasa más tiempo en casa tranquilo, la imaginación toca la puerta y ese McGiver que uno lleva dentro quiere salir a pasear un rato.

Con muy poco dinero (y de seguro podía haber salido más económico si hubiese buscado en más sitios las piezas), he construido un pequeño soporte para poner el iPad en la pared. Me gusta la idea de poner tenerlo como marco para fotos, usarlo para controlar la música de la casa, y pensé que su mejor lugar sería un puesto en una pared, a modo de panel central. Como siempre le tengo puesta la funda, no me gustaban las opciones que fijan al iPad o que requieren que uno lo saque de su funda. Por ello ideé este diseño.

Las fotos lo dirán todo, pero básicamente el montaje consta de una barra de metal y dos ganchos en la pared. El único requisito es tener una funda tipo libreta para el iPad, que es de donde colgará el gadget (a mí particularmente la que vende Apple me parece fenomenal).

Por ahora he puesto uno en un pasillo central de mi casa (el panel central digamos), otro en el comedor (para no tener que levantarme a cambiar la música de fondo y esas cosas), otro en la cocina, y uno en la sala. Una ventaja es que uno puede ahorrarse una pasta en la barra central dado que es desmontable fácilmente, llevándola hasta el nuevo lugar si uno quiere. Por otra parte, si no le gusta cómo quedan los ganchos sueltos en la pared, siempre se puede imprimir una foto “tamaño iPad” y ponerla de fondo de modo que no quede el espacio vacío cuando no se use.

El único problema del diseño, por ahora, es que el iPad queda “bailando” un poco, y se tambalea ligeramente cuando se usa. La solución más correcta sería el de poner un pequeño tope inferior que evitase el vaivén, pero estéticamente es horrible, en cuyo caso se hace obligatorio el poner una foto de fondo.