Qué fácil es morder una manzana que ya está mordida

Ayer el ABC (España) publicó un artículo titulado “Los últimos traspiés de Apple” en el que se mencionan diversos fallos de la compañía en la última semana, a saber:

  • “Los nuevos iPhone 6 Plus son endebles y se doblan con solo llevarlos a los bolsillos” (el ya conocido como #bendgate)
  • Fallos en la actualización a iOS 8.

Como siempre, hacer titular criticando a Apple es fácil, tan fácil que cualquiera puede hacerlo, no se precisa especial experiencia ni talento para ello. ¿Os digo la fórmula? busco algo que Apple haya hecho mal (o que lo parezca), me olvido de investigar a fondo el asunto, pongo que la compañía se cae a pedazos o similar, y lo publico.

Empecemos con el #bendgate: 10.000.000 de unidades vendidas en un fin de semana, 9 reclamos ¡catástrofe! 0,00009% de los clientes han reclamado ese fallo con su terminal. ¡Es el fin! ¡Ah!, pero no se menciona nada de que Consumer reports (una muy valorada y seria web de valoración de productos) concluye que los iPhone 6 y iPhone 6 Plus son lo suficientemente resistentes para su uso cotidiano y todo este asunto no es más que una tremenda exageración mediática. Por cierto, para quien no sepa, Consumer reports fueron los mismos que se quejaron del problema de la antena del iPhone 4. ¿Cómo no voy a considerar este asunto de la “flexibilidad” como una simple oportunidad periodística de tener 5 palabras de gloria?

De iOS 8, como siempre un titular es un resumen que corta mucho y suele dejar la puerta abierta a grandes malinterpretaciones. iOS 8 fue lanzado limpiamente. Punto. Los dos problemas relacionados no afectaron a los usuarios como lo pinta el artículo; bueno, es que ni siquiera los menciona sino que salta a la “castástrofe”, y generalizando problemas puntuales de algunos usuarios como males presenten en todos y cada uno de los terminales.

Bueno, a saber, los “problemas” de iOS 8 fueron: la actualización OTA (over-the-air) requería 4GB libres, un valor muy alto pero más nada, y un bug detectado que afectaba a HealthKit fue controlado simplemente bloqueando temporalmente dicha funcionalidad. Punto. Sin más problemas.

Por otro lado, iOS 8.0.1 pretendía solucionar el citado problema de HealthKit, y ahí hubo un problema más serio (por resumir, se dice que el encargado de control de calidad de los despliegues de iOS es el mismo de los mapas, lo cual explicaría todo y no debería ser extraño ver a ese personaje con una caja de cartón a las puertas de Infinite Loop 1). Grave fallo, sí, pero se controló, se frenó la actualización, se dieron instrucciones para revertir el proceso, y en 12 horas salía la versión 8.0.2, solucionando esos fallos (por si ya habías instalado la 8.0.1), abriendo HealthKit y corrigiendo otra serie de fallos, normal en versiones nuevas de sistemas, pero aún así adelantando el calendario previsto.

Apple no es una compañía perfecta, pero suele hacer las cosas bien, a su ritmo, con sus reglas. La historia ha demostrado que pocas veces tiene caídas gordas, que de hasta ésas se levanta, que sus saltos suelen ser mucho mejores que sus traspiés, y que incluso al saltar suelen llevarse consigo a toda una industria (¿Macintosh, iPod, iPhone, iPad?). Dejemos ya de ver en los fallos (sutiles, grandes o inexistentes) el apocalipsis de la compañía y de hacer noticias que lo único que hacen es dar una mala imagen del periodista. Y si se hace noticia, que sea bien documentada. Si no, parece que sois de la secta anti-Apple.